Sobre los órganos de tubos
en la República Argentina



Introducción


En nuestro país hay alrededor de 200 instrumentos de los cuales unos 100 están en Capital Federal, 40 en la provincia de Buenos Aires y el resto en las ciudades más importantes del interior (Rosario, Santa Fe, Córdoba, Salta, Jujuy, San Juan, Corrientes,entre otras).

La mayoría de ellos fueron instalados entre 1870 y 1930 en que se trajeron grandes organos de Europa, principalmente de Francia, Alemania, Italia y Gran Bretaña. Algunos pocos datan de 1750/1770 y otro par fueron instalados en la segunda mitad del siglo XX, pero son más bien excepciones ya que no es para nada común en nuestro país actualmente adquirir estos costosos instrumentos. Los más importantes del período 1870-1930 pertenecen a las siguientes Casas Constructoras:

De Francia: Cavaillé-Coll / Merklin, J.
De Alemania: Walcker, E.F. & Cie. / Steinmeyer, G.F. & Strebel / Laukhuff, August
De Italia: Vegezzi Bossi, Carlo / Tonoli, Giovanni / Locatelli, Giacomo / Serassi, Fratelli
De Gran Bretaña: Forster & Andrews / Bishop / Bryceson
De Austria: Rieger Gebrüder

Los mayores en cuanto a cantidad de juegos son los siguientes:

Basílica del Santísimo Sacramento (San Martín 1039, Capital) fabricado por: Mutin Cavaillé-Coll

Parroquia de San Patricio (Ciudad de Mercedes, prov. Buenos Aires) fabricado por: Steinmeyer

Colegio Nacional Buenos Aires (Bolivar 263, Capital) fabricado por: Laukhuff

Basílica Nuestra Señora de Luján (Luján, prov. Buenos Aires) fabricado por: Mutin Cavaillé-Coll

Auditorium "Juan Victoria", Universidad.de San Juan (ciudad de San Juan) fabricado por: Walcker

Basílica de Nuestra Señora de la Merced (Reconquista 207) fabricado por: Walcker

Basílica de María Auxiliadora y San Carlos (H. Yrigoyen y quintino Bocayuva) fabricado por: Vegezzi Bossi


Otros instrumentos de menor tamaño son también muy importantes ya sea por su valor histórico (como por ejemplo el órgano colonial que se encuentra en la Catedral de Buenos Aires) o por la belleza de sus sonidos y la acústica de los lugares donde están montados. Pero sería muy extenso nombrarlos a todos sin caer en el peligro de dejar de mencionar a alguno interesante por algo en particular.

Muchos de ellos siguen funcionando correctamente gracias a un adecuado mantenimiento pero lamentablemente un grupo importante de instrumentos ha caído en desuso debido al deterioro que sufrieron por diversos motivos: falta de cuidado, mantenimiento inadecuado, intervención de personas no capacitadas, robo de tubos, daños provocados por la humedad, la acumulación de polvo, animales como roedores, palomas, etc.
El grado de destrucción de muchos de ellos hace que sea sumamente costoso volver a ponerlos en funcionamiento y esto se agrava con la ignorancia generalizada que existe al respecto de este tema aún entre muchos de los responsables de los lugares donde se encuentran.

Por eso, los organistas David Merello (organista de la Congregación Evangélica Alemana en Buenos Aires) y Rafael Ferreyra (organista en la Basílica del Sagrado Corazón) hemos encarado un proyecto de difusión de este notable patrimonio argentino a través del desarrollo de esta página web en la cual vamos incorporando día a día más instrumentos, datos, fotografías, etc. De esta forma esperamos que la gente de nuestro país y del mundo entero conozca los valiosos organos tubulares que existen aquí y se pueda hacer algo para salvar a muchos de ellos de un futuro sombrío al que están condenados por falta de fondos, voluntad o por simple ignorancia sobre su valor histórico y estético.


Para tener en cuenta al analizar la problemática del Organo en la República Argentina

En las primeras décadas del siglo XX, Argentina era un país de inmensa riqueza. Sin embargo la situación de la Nación comenzó a deteriorarse debido a una enorme dosis de corrupción política que paulatinamente erosionó las bases de la sociedad: economía y educación. El resultado final ha sido que, en términos musicales, los órganos y la música organística fueron puestos definitivamente aparte de la cultura popular.
En nuestro personal punto de vista, nunca ha habido en Argentina una fuerte conexión entre la cultura popular y la música de órgano. Aun si consideramos el que nuestro país es de religión mayoritariamente católica y el 99 por ciento de los instrumentos están alojados en iglesias, no hay evidencia de que esos instrumentos hayan sido ejecutados siempre por organistas profesionales en los servicios regulares. Unas cuantas excepciones por supuesto han existido y existen todavía. Estas excepciones son las que han sabido enaltecer la música al servicio de la liturgia , como así también son los responsables directos de la divulgación del vastísimo repertorio musical organístico.

No más de 10 familias de gran riqueza eran las dueñas de la Argentina 100 años atrás. Estas gentes recrearon en Buenos Aires el paisaje arquitectónico que ellos descubrieron en sus viajes a Europa. La ciudad tornose entonces excéntrica, sofisticada. Es así que aun hoy podemos contemplar increíbles edificios, avenidas, parques, iglesias y residencias en perfecto estilo italiano, francés, español, alemán, inglés. Pero nunca ha habido una correlación entre estas maravillas y los sentimientos de la clase media y baja que día a día luchaba y lucha todavía por construir un futuro mejor para ellas, un futuro que es todavía bastante incierto.

Hermosos edificios, pero ausencia de dinero y de personal calificado para restaurarlos. Espléndidos órganos dentro de las iglesias, pero minoría de organistas profesionales y de técnicos realmente capacitados. Asimismo ausencia de contratos laborales entre las Iglesias (de todos los cultos) y los organistas que trabajan en sus templos.
El resultado de todo esto fue y sigue siendo una gran degradación en el nivel musical dentro de las iglesias, con la consiguiente proliferación de pseudo organistas (tecladistas) trabajando en forma casi gratuita o "por placer" sin ningún tipo de conocimiento en lo que concierne al cuidado y manejo del instrumento. En los últimos cincuenta años, no hallamos más de 10 organistas profesionales ejerciendo su labor en una ciudad que alberga un centenar de instrumentos.
Si añadimos a todo esto el drama de la tergiversación de las ideas del Concilio Vaticano Segundo con respecto a la música dentro de las iglesias católicas en las grandes urbes, entonces estaremos en capacidad de comprender la presente situación de la música organística y el lamentable estado del 90 por ciento de los órganos solamente en Buenos Aires.

En el interior del vasto territorio argentino encontraremos poca densidad de instrumentos en comparación con la Capital Federal . Esto se debe básicamente a que la única ciudad que fue planeada para imitar a París o Madrid fue justemente Buenos Aires. Habiendo dicho esto, deberíamos concluir que los órganos de tubos se hallan casi fuera de contexto en la realidad Argentina. Creemos que realmente es así.
Sin embargo estos instrumentos representan hoy "La Ultima Frontera" en el mundo organístico y pensamos que ellos merecen una gran dosis de investigación, valoración y apoyo de la comunidad musical internacional.




Volver al Menú Principal

Volver al Menú en Español





http://www.galeon.com/organos-argentina
Autores: Rafael Ferreyra & David Merello
Envía tus Mails a ** rafaelinusa@hotmail.com ** davidmerello@arnet.com.ar **
Ultima actualización: 15 de Septiembre de 2003