Iglesia de "San Ignacio"
La historia del órgano y del templo
G. Tonoli / G. Locatelli


El Organo

El órgano que podemos ver en la iglesia actualmente fue construído durante la década de 1880 pero se le hizo una reforma en 1906. El intrumento original era un "Giovanni Tonoli" con un solo manual y un teclado de pedal reducido. Muchos de los tubos del actual primer manual corresponden a los del instrumento original. Luego, en 1906 el organero Donato Sangaletti usó materiales comprados a la casa Locatelli de Italia para llevar adelante la reforma del órgano: se cambió la consola y se le agregó un segundo manual. El sistema mecánico que podemos encontrar actualmente también corresponde a Locatelli.

La fachada es de estilo Veneciano y probablemente más antigua que el órgano propiamente dicho. Suponemos que fue construída en la primera parte del siglo 19.

Es importante mencionar que antes del órgano Tonoli había en esta iglesia un instrumento de origen español del constructor Felipe Portell, instalado en 1859 y desmontado antes de la construcción del actual órgano. Muchos de los tubos de aquel órgano fueron usados probablemente para construir otro órgano en Buenos Aires (algunos de ellos los podemos encontrar en la Iglesia de San Nicolás de los Arroyos).



El Templo

La construcción de esta iglesia comenzó en 1686 siguiendo las directivas del arquitecto Juan Kraus (un sacerdote jesuíta). Cuando murió Kraus otros importantes arquitectos (todos ellos jesuítas de origen europeo) continuaron la obra. Finalmente la construcción del templo se completó en 1734. En el año 1900 se le agregó la torre del reloj. Esta fue un trabajo del arquitecto Felipe Senillosa y provenía del edificio del Cabildo. La otra torre (orientada al sur) es la construcción más antigua de la ciudad de Buenos Aires que aún se conserva.
Esta iglesia ha estado siempre fuertemente ligada a la historia Argentina. Muchos acontecimientos históricos tuvieron lugar dentro del templo o en sus cercanías.


Las torres de la iglesia tal como se ven hoy - fotos tomadas por David Merello - Agosto 2003